¿Leísta? ¿Laísta? ¿Loísta? Consejos para no ser ninguno

¡Valóralo! 😊

Índice del Contenido

Sí, soy de Madrid; pero resulta que la idea de que los madrileños somos todos leístas o laístas es un tópico. De hecho, si hacemos caso a D. José María Blanco, resulta que el habla madrileña se divide en tres grupos: 

  • Pija. Algo nasal, gangosa y desganada.
  • De barrio. Se incluye el fenómeno del laísmo y del leísmo.
  • Cheli-macarra. Se incluyen términos como piba, dabuten, palo, canteo entre otros propios u originarios de Madrid.

En fin, puede que parezca algo desfasado, pero como vemos en este estudio no saber utilizar bien el idioma puede hacer que te cataloguen como menos fiable, mezquino, con peor carácter… y aún más si estos fallos se cometen en el entorno laboral, y aún peor si el profesional que los comete es un lingüista. La forma en que nos expresamos es lo que nos presenta ante el mundo y por ello es mejor repasar lo que dice la norma:

¿Qué es el Leísmo?

Hay varios tipos de leísmo. Este fenómeno consiste en el empleo de le y con menor frecuencia de su plural les como complemento directo.

En el ámbito literario es aceptable el uso de le para distinguir entre un sustantivo omitido de persona o de cosa de género masculino y número singular. Es en este punto donde hay problemas de confusión con el objeto indirecto y es un uso corriente entre escritores castellanos y leoneses.

La RAE acepta el uso de le para masculino singular de persona y lo para masculino singular de cosa. Otras veces el uso de le es como directo para el masculino pretende diferenciar entre seres animados e inanimados. Especialmente en Castilla León el leísmo se refleja en el uso de le con sustantivos contables como niño, perro, árbol, coche, etcétera, en tanto que se siguen utilizando las formas lo y los para los sustantivos no contables como vino, trigo, carbón, etcétera.

En relación con este uso, el habla rural de esas zonas representa con lo a todo sustantivo no contable sea masculino o femenino mientras que le y la se reservan para los sustantivos contables masculinos y femeninos respectivamente.

¿Qué es el Laísmo?

Esta tendencia a suprimir la diferencia de funciones entre objeto directo e indirecto y en cambio hacer una distinción de género se refleja también en el laísmo. 

El laísmo consiste en usar la para como objeto indirecto femenino singular. Es un fenómeno menos común que el leísmo, más frecuente en singular que en plural y que caracteriza la lengua de autores de la Castilla León, quienes lo utilizan con relación a personas. Quien practica el laísmo es a la vez leísta.

En la realidad, en cuanto al uso de le o la hay muchas zonas intermedias o grises en función de la procedencia y nivel cultural y formativo del hablante. Podemos decir que lo predominante en la lengua literaria es un moderado leísmo que se limita a los sustantivos masculinos de persona, si bien es relativamente frecuente el uso del laísmo. También es cierto que una misma persona puede cambiar el uso de una ocasión a otra.

¿Qué es el Loísmo?

El loísmo consiste en el uso de lo o los como objeto indirecto cuando el sustantivo eludido es del género masculino. Es fenómeno paralelo al laísmo, pero siempre ha sido menos frecuente y sea considerado vulgar. Aunque esporádicamente aparecen la lengua escrita. 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Deja tu comentario!