5/5

ISO 20771 Traducciones Jurídicas: requisitos para una traducción de calidad

¡Valóralo! 😊

5/5

Índice de Contenido

Se ha publicado un estándar nuevo aplicable a las traducciones legales. No sé si es interesante adquirir un estándar, pero lo que sí hay que conocer es lo que piensa el comité que preparó el estándar sobre los traductores jurídicos. En principio está dirigida a los traductores jurídicos en particular, pero la ATC (Association of Translation Companies – Asociación de Agencias de Traducción) se está planteando vender paquetes que ayuden a solicitarla.

Se ha informado ampliamente sobre este nuevo estándar para los traductores jurídicos. Los traductores jurídicos, por su parte, se preguntan si están obligados a tenerlo y cuánto les costará en términos de tiempo y dinero y si los clientes lo van a demandar. Las autoridades alemanas no van a adoptarlo porque piensan que con añadir un apéndice a la ISO 10771 es suficiente.

ISo 20771: estandard de calidad en traducciones juradas

El citado documento se puede comprar desde la web iso.org. Está disponible en formato PDF y se puede descargar.  Alemania rechaza el estándar ISO para las traducciones jurídicas, los expertos defienden el estándar ISO para las traducciones jurídicas.
Del texto interesan unas cuantas cosas, no obstante: Hay algunas definiciones de revisión (del texto original y de la traducción efectuado por el traductor), edición (del texto original y de la traducción, por el revisor), adaptación (solo de la traducción) y corrección ortográfica (solo de la traducción). A menudo se confunden estos términos (Que con toda probabilidad ya se habían analizado en la anterior ISO 10771 para traductores).

También aparecen definiciones de traductor jurídico acreditado y abogado lingüista. Un traductor jurídico acreditado incluye también lo que se conoce en Alemania como traductor jurado. Puesto que en cada Länder se utiliza un término diferente Resulta útil esta definición.

Nota 1 a la entrada: En virtud de la legislación nacional los tribunales o los órganos de Gobierno conceden la autorización de traducir documentos concretos que se utilizan en el marco legal y para las autoridades públicas y para que formen parte de los procesos legales con la función de traductor jurídico acreditado. 

Nota 2 a la entrada: En función de la legislación nacional y sus convenciones un traductor jurídico autorizado puede recibir en algunos países o regiones el nombre de «traductor asignado por el tribunal», «traductor jurídico autorizado por un tribunal» o « traductor jurídico certificado».

En este contexto un abogado lingüista parece ser un abogado con conocimientos lingüisticos que realiza una contribución legal a la normativa internacional, por ejemplo en la Unión Europea. Puede ser un abogado que no ejerza, pero en conjunto es más abogado que traductor. Algunos de mis colegas que son abogados acreditados y traductores que trabajan como autónomos se autocalifican de abogados lingüistas, lo que suele impresionar a su clientela, sin que eso quiera decir que por ser un abogado cualificado se sea necesariamente un traductor competente. Una persona con conocimientos jurídicos y compentecia lingüistica que proporciona asesoramiento legal y lingüistico. 

Nota 1 a la entrada: Un abogado lingüista también puede proporcionar asesoramiento en el marco de la legislación redactada en un contexto bilingüe o multilingüe y también servicios de comparación para asegurar la equivalencia y la consistencia entre versiones de la legislación redactada en distintos idiomas.

Nota 2 a la entrada: En función de la costumbre y las convenciones en determinados países y regiones un abogado lingüista puede recibir el nombre de jurilingüista.

Nota 3 a la entrada: En momentos derterminados un abogado lingüista también puede traducir, revisar o editar textos legales, asesorar sobre la terminología legal o análisis legales, etc. 

A continuación se expone una descripción legal de lo que es una traducción jurídica. Da la sensación de que se podría aplicar la misma descripción a la traducción técnica, económica, médica o cualquier otra.

Dado el alto grado de especialización requerida, las posibles consecuencias legales de una mala traducción y de los asuntos formales y de responsabilidad la traducción jurídica exige unas competencias y unas cualificaciones concretas y un enfoque muy profesional por parte de los traductores especializados que proporcionen el servicio de traducción jurídica. 

En el punto 5.2 se establecen las cualificaciones necesarias Hay 5 maneras de cumplir estos criterios. En la mayoría de los casos se exige una experiencia mínima de 3 años traduciendo en el campo del derecho. No obstante, esto no ocurre en el último.

Haber obtenido una cualificación reconocida oficialmente como traductor legal cualificado en base a los requisitos y la normativa relevantes en el país.

I am a sworn translator for the Bavarian courts, so presumably I would qualify even if I did not fit the other categories (not quite sure I do, as I have a Ph.D. in German and am qualified as a solicitor). But a person with this qualification, at the time I did it, did not have to have law as their special subject. The only nod towards work for the courts for translators whose main subject was technical or economics translation, for example, was a sort of gap-filling paper on the terminology of the German courts.
I’m skipping over large amounts of definitions of what legal translation consists of and all the stages the individual legal translator is responsible for. One issue which has been questioned among translators relates to ‘signing off’.

Para garantizar una completa transparencia y trazabilidad una vez finalizada la traducción, aunque no exista ningún requisito formal de autorización, el traductor jurídico tendrá que firmar la traducción como parte de la entrega de una forma acordada previamente por el cliente o cualquier otro acuerdo relevante. 

Entre estos se puede incluir, en función de las convenciones y requisitos concretas, una firma electrónica, firmar o codificar el documento, el archivo o los segmentos de la memoria de traducción, etc. Si el cliente lo solicita, o si las circunstancias o los acuerdos adecuados así lo exigen, el traductor legal debe proporcionar un certificado breve de las cualificaciones del traductor y del revisor, del acatamiento de los requisitos legales aplicables por parte de la traducción y del texto original.

NOTA: La normativa también puede contemplar la firma y el registro de las traducciones jurídicas. En su forma más sencilla se parece al sello y a la fórmula que se añade a cualquier traducción certificada en alemán. Lo más importante de todo esto es que se pueda identificar y localizar al traductor.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Deja tu comentario!

¡NUEVO EBOOK!

La Localización: Claves para el Éxito Internacional de tu empresa

Descárgatelo gratis.