Errores lingüísticos comunes que solo los lingüistas pueden descubrir

¡Valóralo! 😊

Índice de Contenido

Los errores lingüísticos son humanos, y todos los cometemos de cuando en cuando. Aunque hayas hablado inglés desde la primera palabra que pronunciaste es posible que cometas errores de cuando en cuando.

No obstante, a diferencia de los pequeños errores esporádicos hay algunos errores que ocurren una y otra vez. Este fenómeno llega a ser tan frecuente que tiene su propio nombre. Aquí hay algunas historias de lo más divertido detrás de los traspiés del idioma.

Los errores más comunes del idioma

A menos que cuente con un traductor especializado la tarea de realizar cambios en los documentos económicos será demasiado dura. Es más, hay que confirmar las credenciales y la experiencia de dicho traducor antes de encargarle ningún trabajo. Se puede asegurar con certeza que se requiere privacidad y confidencialidad en todos los proyectos de traducción.

Además, la traducción económica exige esfuerzos extra debido a la naturaleza de los documentos. Estos documentos son fundamentales para las operaciones, la integridad, la estabilidad y el éxito de la empresa.

a) Trastrueque:

Los trastrueques de palabra tienen lugar cuando se cambian dos sonidos dentro de una frase. Aunque se consideran errores se utilizan para crear juegos de palabras divertidos. Un ejemplo típico en inglés es «mad bom» en lugar de «bad mom». Este error lingüístico recibe el nombre por William Archibald Spooner, una eminencia de la Universidad de Oxford. Se asoció su nombre al fenómeno porque a menudo cambiaba letras en sus caprichos lúdicos.

Se cree que los trastrueques tienen lugar debido a un problema en la «ruta del discurso», que no es más que el plan que elabora tu cerebro para mover tu boca y emitir sonidos que recojan lo que estás pensando o lo que quieres decir. Por ejemplo, para decir «caramelos» el cerebro tiene que dejar que tu boca se mueva desde el primer sonido «s» hasta el último y todas las letras de en medio. En ocasiones el cerebro puede confundirse porque existen dos planes posibles y este órgano no está seguro de cuál debe usar, así que va por el camino de en medio.

b) Eggcorn:

Los eggcorn tienen lugar cuando se cambia una frase común por otra de sonido similar o idéntico. Un ejemplo en español sería: «cajón desastre» en lugar de «cajón de sastre».

La palabra eggcorn fue acuñada por el lingüista Geoffrey Pullum en 2003. De hecho, el término en sí es un eggcorn de la palabra acorn (bellota) Si bien algunos errores no tienen ningún sentido, como los malapropismos los eggcorn suelen tener algún sentido porque el sonido que sustituyen no desaparece del todo.

c) Pomporrutas:

Las ponporrutas ocurren cuando se escucha algo de manera incorrecta, pero sigue teniendo sentido a pesar de ello. Ocurre a menudo con la música y la poesía. Por ejemplo, en «Purple Rain», de Jimmy Hendrix En esta canción el cantante dice «Scuse me while I kiss the sky» (Discúlpame mientras beso el cielo), pero mucha gente está convencida de que dice «Scuse me while I kiss this guy» (Discúlpame mientras beso a este tipo).

Este error del idioma se originó en 1954 cuando la autora Sylvia Wright detalló cómo escuchó mal una línea del poema que decía: «They hae slain the Earl o’ Moray and laid him on the green», pero escuchó en su lugar «and lady mondegreen».

Muchos psicólogos creen que este error se produce porque los poetas y los músicos utilizan palabras que no todo el mundo conoce. Todavía no hay consenso sobre por qué el cerebro interpreta mal los sonidos. Hay quien dice que el cerebro rellena los huecos con lo que tiene más sentido, mientras que otros afirman que lo que más desea el cerebro son las palabras falsas.

d) Lapsus freudianos:

Los lapsus freudianos tienen lugar cuando la mente inconsciente sale a la superficie, pero muchas personas utilizan este término para definir cualquier error del lenguaje. Generalmente no hay muchos ejemplos generales de este error del lenguaje porque están conectados con los pensamientos más internos de un hablante.

Sigmund Freud fijó el término lapsus freudiano en su obra «La psicopatología de la vida diaria», que detalla un gran número de errores que, según él, tenían mucha importancia. Tristemente, muchas de las teorías de Freud se han visto desacreditada a lo largo de los años.

Los psicólogos cognitivos creen actualmente que estos lapsus linguae tienen una explicación mucho más inocente que las que sugiere Freud. Es más probable que digas alguna tontería cuando estás cansado o distraído, pero hay algo fantasioso en la idea de que los sentimientos verdaderos de alguien pueden quedar al descubierto gracias a una palabra mal pronunciada o a una elección de palabras desafortunada.

Por ende, la próxima vez que pidas una «pashed potato» en vez de una «mashed potato» en inglés no tiene que ser necesariamente porque tu mente subconsciente quiere decirte algo o a ti o resto del mundo. Es probable que sea un simple lapsus que puede ser la fuente de mucha diversión.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Deja tu comentario!

¡NUEVO EBOOK!

La Localización: Claves para el Éxito Internacional de tu empresa

Descárgatelo gratis.