Control de Calidad en Traducciones o cómo presentar una traducción jurada

¡Valóralo! 😊

Índice de Contenido

Un traductor profesional con una buena formación se asegurará de que cada una de las palabras de la traducción aparezca exactamente cómo y donde debe. Es imposible conectar con una audiencia internacional sin traducir y localizar los documentos y los materiales de mercadotecnia.

Hay unas cuantas técnicas adicionales que se pueden emplear para asegurarte de que la traducción que presentas es excelente, aparte de simplemente escoger el contenido que se va a incluir y el idioma al que necesitas que estén traducidos. A la hora de traducir y presentar la traducción el control de la calidad y la acreditación de esta tiene que ir al principio de la lista. No obstante, a menudo se confunde lo que es el control de la calidad y la acreditación de esta.

El control de calidad (QA, por sus siglas en inglés) se refiere a la garantía de que se cumplen todos los requisitos de calidad. La acreditación de la calidad (QC en inglés) se refiere a los pasos necesarios que garantizan que la traducción cumple las expectativas de los usuarios. En este proceso se incluye pasar el corrector y leer el borrador para asegurarse de que el mensaje está claro y, en casos en los que no se trabaja en una traducción técnica, de que el contenido está traducido según el contexto más adecuado.

La responsabilidad del control de la calidad recae sobre el traductor, y no hay excusas para entregar trabajos mediocres teniendo en cuenta los avances tecnológicos. La traducción va más allá de simplemente traducir palabras y frases. También exige un toque humano. Para entregar traducciones de gran calidad es necesario cubrir todas las etapas del control de calidad.

Prácticas de control de la calidad para presentar una traducción.

a) Familiarízate con la materia del trabajo y su estilo de lenguaje

Muchos traductores aceptan proyectos de traducción en áreas que no necesariamente son de su especialidad con la única intención de ampliar su negocio. No obstante, esto plantea el problema de que la fecha límite de entrega se retrasará mucho debido al enorme tiempo dedicado a dominar la terminología.

Cuando se trabaja con proyectos fuera de la especialidad propia o con los que no nos sentimos cómodos el control de calidad y la certificación son todavía más importantes. Los traductores profesionales se especializan en unas pocas materias y, con el tiempo, se vuelven tan buenos en ellos que apenas aceptan trabajos que se salgan de su esfera de especialización.

b) Hay que evitar ser literal

Las traducciones que suenan «encorsetadas» o como una copia palabra por palabra de un idioma extranjero no van a funcionar. De hecho, las traducciones literales no son aceptables a menos que se esté traduciendo un contenido técnico. La traducción de productos farmacéuticos, de ingeniería y de material de programa puede hacerse de forma literal, y en lo relativo a la traducción jurídica la precisión y la exactitud siempre tienen prioridad respecto al estilo.

c) Comprueba que el contenido fluye

Todas las líneas del texto de tu traducción deben servir a un propósito y la sintaxis tiene que servir a esa intención. La estructura de las frases no solo debe ser conceptualmente inteligibles, sino que también tiene que contener los cambios que sean razonables. Si falta cohesión en tus oraciones se perderá la atención del lector, quien hará suposiciones en vez de entender claramente el mensaje.

d) Entender las diferencias culturales

Los chistes no son lo único que se pierde en una traducción. Los clichés son igual de complicados de traducir y se puede perder su significado con la traducción. Hay algunas palabras que ni siquiera tienen una traducción directa o se traduce con términos que no tienen ningún sentido.

El término «Massa» en portugués se utiliza para describir «pastel», «masa de bizcocho» y «pasta», pero en español tenemos estos tres términos, cada uno con su significado propio. Unas diferencias tan pequeñas pueden cambiar el sentido de un contenido, que precisamente es lo que no queremos. Tu trabajo es determinar si unas frases o palabras concretas añaden o reducen valor de un contenido una vez traducido.

e) Utiliza siempre tus herramientas

Es fundamental pasar el corrector ortográfico y las herramientas de gramática una vez que se ha terminado la traducción. Tienes que ser tu propio corrector y ponerte a leer todo el contenido y compararlo con el original. Tu traducción debe tener sentido pleno, porque los lectores no van a tener acceso a los materiales originales.

Tampoco es importante para ellos si se ha traducido el contenido, ni la forma en que se han traducido; solo quieren leer el material en su propio idioma, y tú eres el puente que lo permite. Tu versión final tiene que poder leerse como si estuviera escrita en el idioma de la traducción, sin traducciones literales ni frases hechas traducidas directamente.

f) Deja comentarios y notas

Incluye siempre tus propias notas y comentarios en el archivo de la entrega. Si no hay observaciones ni notas puede dar la sensación de que ni siquiera has tenido tiempo de hacer un control de cálidas antes de enviar la traducción. Si no ha habido ningún problema simplemente haz constar que todo ha ido según lo esperado. El toque humano es lo que distingue a los traductores profesionales de Google Translate. No te olvides nunca de dar tu toque personal al proyecto.

f) Revisión realizada por expertos

Tus colegas son algunos de los recursos más valiosos con los que cuentas. Antes de presentar una traducción pide a un colega cualificado que revise el contenido teniendo en mente el contenido y la audiencia de acogida. Una crítica constructiva y útil puede ayudar a garantizar que estás entregando una traducción fluida que transmite el mensaje de forma exacta.

Control de Calidad: consideraciones finales

Es posible presentar una traducción excelente en cada proyecto siempre que apliques unas cuantas tácticas durante la traducción de un texto y después. Recuerda siempre pasar el corrector ortográfico y de gramática y leer en alto tu traducción para saber si suena bien y si tiene sentido. Si un colega revisa el contenido se pueden evitar cualquier error que se te pueda haber escapado y darte la confianza necesaria para presentar tu traducción, aunque lleves años traduciendo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Deja tu comentario!

¡NUEVO EBOOK!

La Localización: Claves para el Éxito Internacional de tu empresa

Descárgatelo gratis.